"Me dijo que nunca se aburriría de mi. Mintió, como todo el mundo."

"No es lo mismo un ”yo también” que un ”yo también te amo mi amor”"

"Sufrimos porque descubrimos que damos más de lo que recibimos."